sábado, 20 de septiembre de 2014

El viaje en colectivo

El viaje en colectivo


Martin salió de su casa. Caminó las tres cuadras que lo separaban de la avenida. Allí espero el colectivo. Una vez que este llegó se subió. Como estaba repleto de gente no tuvo mas remedio que viajar parado.

Luego de varios minutos obsrevó como el colectivo se desvió a causa de una manifestación que cortaba la avenida. Tomó por una calle paralela. Pero despues de un tramo tampoco pudo seguir por esta. Ya que estaban podando árboles.

Muchos pasajeros se quejaban. Hablaban contra el Gobierno, los piquetes, las autoridades de la ciudad. Aunque tambien estaban los que escuchaban música, leian, o estaban concentrados en sus celulares. O los que miraban silenciosamente al igual que Martin.

Despues Martin vió que el colectivo agarró por otra avenida. Aunque ese trayecto tampoco duro demasiado. Mas adelante estaban repavimentando. Lo que hizo que el ómnibus nuevamante tome por otra calle. Siguió un tramo por alli. Hasta que en una esquina chocaron dos autos. Y la policía desviaba el tránsito.

Un gran numero de pasajeros se hartaron. Decidieron bajarse. Lo que le permitió a Martin elegir un asiento. Otros discutían con el chofer. Aunque tambien estaban los que permanecían en silencio o estaban en sus asuntos.

Ahora que Martin se sentó se hallaba mas cómodo. Tomó su celular y casi no apartó la vista de él. Cada tanto miraba por las ventanillas o a su alrededor. Notaba que ahora subían personas. Y el colectivo se detenia a veces. Lo que lo llevo a suponer que volvío a su recorrido habitual. Con la gente subiendose en las paradas. Se durmió.

Al despertar miró el reloj. Vió que pasó mas de media hora. Se fijó en la ventanilla para ver donde estaba. Pero se sorprendió al notar que se hallaba de regreso. En la misma avenida en la que había tomado el colectivo. A pocas cuadras de su casa.

Corrió a hablar con el chofer. Le preguntó lo que ocurría. Este de mal humor solo le respondió que se cansó de tener que desviarse a cada momento o buscar alternativas por donde seguir. De modo que decidió pegar la vuelta.

13 comentarios:

Marina Fligueira dijo...

Muy bueno este relato. Parece un sueño de pesadilla.
Me ha gustado.
Te dejo un beso y feliz semana.

Kasioles dijo...

¡Vaya latazo de viaje! No es de extrañar que el conductor, aburrido de dar tantas vueltas y tomar tantas desviaciones, decidiera volver a la parada inicial. Seguro que respiró tranquilo.
En cusnto a Martín, estoy convencida de que hubiese llegado mucho antes a su destino si fuese andando.
Me has hecho sonreír, hoy te lo agradezco doblemente.
Te dejo cariños en abrazos,
Kasioles

hortensio farwel dijo...

Un simple panorama de todas nuestras grandes ciudades ¡caos y más caos! de movilidad...¿paciencia? no hay derecho
hay que salir a protestar, pero ¿cuando?.
Me encanto el relato, casi que un día me sucedió lo mismo por allá en los años 70's en el que el desorden en Bogotá fué antológico...nada se movia menos los autobuses.

Pasando por tus lares espero regresar.

Con un movido abrazo.
Hortensio.

RECOMENZAR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RECOMENZAR dijo...

Este texto magnifico me trae recuerdos de mi ciudad natal Buenos Aires
donde la gente se vive en los colectivos

magnifico relato
felicitaciones

Kasioles dijo...

Venía por si habías publicado algo nuevo.
Me acabo de acordar de ti y por eso te visito.
Te dejo un fuerte abrazo y te deseo una feliz semana.
Kasioles

Marina Fligueira dijo...

¡Hola, Meulen!!!

Pasé por donde tienes las poesías, y no es posible dejar un comentario. ¡No me abren, por más pinche en comentar! Pasaré en otro momento haber si abre.
Besos azules en vuelo. Y gracias por tus visitas, siempre agradables.

P. Milton Paz y Bien dijo...

un viaje es un camino que uno realiza sin saber muchas veces que destino lo espera no crees muy buen relato saludos
espero tu visita

Pilar Contreras dijo...

Un bello placer leerte, feliz semana
Saludos Pilar

karin rosenkranz dijo...

Me pasó lo mismo, pero subida a un taxi. Comencé a desesperarme, porque por el centro, si no está cortada una calle por poda, está cortada por la construcción de un subte. Y muchas veces no ponen ninguna indicación y uno tiene que volver sobre lo andado para tomar una ruta alternativa.
Que bueno es conocer tu blog.
me quedo por acá, leyendo.
saludos

RECOMENZAR dijo...

Me ha gustado tu texto Me he imaginado en el dando vueltas al final.... el asombre
un abrazo

AtHeNeA dijo...

Vueltas y volteretas.... Una espiral de sensaciones a través de los momentos. Saludos desde isla de luz

Manuel dijo...

Te voy a contar brevemente un caso verídico: un amigo se quedó dormido en el bus por circunstancias parecidas, como era el último viaje, llevó el conductor el bus a las cocheras, sin haber visto al pasajero; así que cuando despertó de madrugadas y salió del mismo asustado, lo vio el vigilante, llamó a la policía, y fue detenido por intento de robo. Tardaron más de 24 horas en aclararlo.
Me ha gustado tu relato; y por cierto, he intentado dejarte un comentario en tu otro blog, y me ha sido imposible.
Un abrazo.