sábado, 31 de octubre de 2009

¡MIS ISLAS CANARIAS!


Son siete perlas en el mar
siete son siete mis islas
que enamoran, que  besan
las olas del mar.
La Palma verde y bonita
El Hierro roca empinada
Tenerife Volcan del teide
Gran Canaria microclima
Fuerteventura, calima
 Lanzarote desertica total.
Estas son mis islas
tan bonitas y entrañables,
donde vivo, sueño y amo
donde yo ¡aprendí a cantar!
"¡Soy canaria!" al mundo grito
soy como soy y digo
¡de aqui no me quiero marchar!

viernes, 30 de octubre de 2009

TOMANDO EL TÉ A DISTANCIA


EL TE


¡Que delicioso aroma despides
Hierba verde y sutil cuando caliente,
en el vaso aun humeante me tiene
los sentidos presos de mi mente!
Llego a ti porque me viene
la memoria de mi gente
de mi casa, de la fuente
que daba el agua en botijas
y del queso aun tierno entre hojas nacientes.
Los sombreros de paja revolotean
los kaftanes de colores se entremezclan
en los zocos derruidos de podredumbre
y en los puestos de esencias y sabores.
Esa hierbabuena olorosa y fresca
ese olor a té fuerte
ese azucar de pilón
en sus justas proporciones
ahí estan las manos sabias de la gente
 que no sabe que yo daria cualquier cosa
por estar ahi con ellos tomando un té
bien caliente.

Margarita García Alonso: "Las llaves de la noche" Edición especial dedicada al poeta Fayad Jamís Bernal

Edición especial dedicada al poeta Fayad Jamís Bernal (Ojocaliente, Estado de Zacatecas, México, 28 de octubre de 1930- La Habana, 12 de Noviembre de 1988)





Las llaves de la noche


Por Margarita García Alonso


Fayad Jamis tenía los dientes como un comedor de caña, parejitos. Las manos enormes y cuadradas, un bigotico de don Juan, los pelos muy negros; la risa socarrona, los pies planos y grandes, los ojos tiernos o feroces, según a quien mirara, la nariz de “zapatico viejo” –solía decir- ; y se desplazaba situando puntos cardinales.


Era presencia, imponía una estructura imantada, un karma muy anciano y sabio. Ni se justificó, ni pidió plazas, nunca. Estaba con su fiereza de niño que en una trastienda de Aguascalientes, donde su padre libanés guardaba y cortaba telas, desde ahí, medía pasiones y hombres con la misma vara.

Pocas veces cortó y cuando fue el caso, sangró en la herida.

Bañarse en las pocitas de Guayos, junto al enorme seboruco que su padre levantó en una competencia de brutos, fue el estreno y la primera fama tras descender del barco que les refugió en la isla de Cuba. Estaba marcado, era un fugitivo, un errante de los exilios.

Con su mamá aprendió a silbar, siempre lo hacía. Chiflaba y el sonido recorría los pasadizos del Vedado. Por y para ella había aprendido la letra de boleros melosos, -un día haría un disco con Otto Fernández, Marrero, Tomas Álvarez, Alcides…a su memoria- ; por ella buscaba en la cabellera de las muchachas el olor a limpio de los jabones amarillos.

Todos los meses recordaba que tenía tumba en el centro de la isla, y que no podía ir a ponerle flores. Pensaba que debió en un tiempo tener muchos primos en una ciudad arrasada completamente, en el Líbano. Le intrigaba su árbol genealógico como si fuera la causa de no poder adaptarse a tener familia. Dulce de leche muy azucarado y un té a la menta amargo se ligaban con los tostones. Me dijo que hubo de batallar para saber de dónde era, y se sentía cubano “tirado”

Tenía sus muertos -los complacía como en las tradiciones maternales- Hasta les nombró en la novela ¿Dónde están las buenas personas? que pasé a máquina y debe dormir en un armario de cualquier funcionario de la Habana.

Tenía amigos, quienes seguían sus zancadas, su apetencia, su gusto por el café, el vino, la charla, las horas buscando el tipo de papel que mejor iba a un verso, o las risotadas tras un humor finísimo, aguja y dedal de inteligencia. Tuvo enemigos a quienes fue dando la mano, porque yo encontraba ridículas y desfasados los motivos de ruptura. Estaba marcado, había sido muy pobre y solo concebía en los Hombres la riqueza de ser bueno.

Cuando viví a su lado estaba acabando la escasez en cuartuchos, e iba en camino de ser un coleccionador de cuadros, cerámicas negras, y libros, muchos dedicados por el autor, en primeras ediciones que encuadernaba en piel y letras doradas. Su biblioteca era inmensa y aun así, envidiaba cualquier tomo que no tuviera.

Todo estaba en que decidiera sacarlos de las cajas que se amontonaban hasta el techo. Todo estaba en que firmara renuncia con relaciones exteriores y volviera a la poesía. Todo estaba en que admitiera que ya no era el huraño lobo solitario - había largado a una enamorada porque quiso ponerle un botón a su camisa-…

Lo hicimos y nació la casa planeta. Hubo cómplices, Omar Pérez, Carlos Augusto Alfonso…quienes se hicieron pasar por carpinteros para levantar las bibliotecas. Hubo muchos viejos poetas de alcahuetas protegiendo nuestra unión, hasta un médico, Moreno del Toro, para que no nos diera un síncope de la emoción.

Recortaba fotos y artículos; coleccionaba invitaciones, cartas y papeles de todo tipo. Cuando hablaba garabateaba y le salían bichos, ciudades. En los sobres de la correspondencia ha quedado ese savoir faire entre tinta china y óleo donde se mezcla el bestiario imaginario de todas las culturas que le fomentaron en único. Su trazo, a la pluma negra antigua, con punta afilada era intenso, como un desgarrón; en su técnica estaba sombrear al máximo y solo después, cuando la furia pasara, darle color, iluminar la obra.

En los grandes formatos se sentía libre de trazar estrellas o manchas, era en el mediano donde florecía la composición barroca, el símbolo. Estaba marcado por las sombras. Trabajaba de noche, de madrugada.

Fumaba tabacos y sabía hacer círculos de humo, tenía un cojín morado y un sillón para recibir -ahí nadie se sentaba- excepcionalmente, yo.

No sabía encender la cocina, echar a andar la lavadora, ni cambiar un bombillo. No sabía terminar un grabado -o sí que sabía- pero se acumulaban en la mesa para el día en que debía entregarlos en la Habana vieja.

Impecable en su guayabera azul cielo, yo manchada de pintura fresca, llena de papelitos, mensajes, recados que él me dibujaba por una hora de ausencia.

Le regalaron, sin dudas, el permiso de conducir. No sabía de dineros, cuentas, ni siquiera que había que inscribirse para tener alimentos. Julia o Ada quienes ayudaban en las labores de casa, siguiendo un consejo preciso nada tocaban, a no ser el trillo del pasillo.

Fayad tenía la creencia que el polvo protege, que si se abren puertas, se escapaban las cosas que amaba.

Pero sí sabía contar de Orígenes, quien era aquél poeta, de cómo se creo una colección, o una revista, de cómo Bretón le apadrinó para su exposición en Paris, o Nivaria le acuchilló las telas, o Retamar se peleó cuando él le quitó una novia… ahí desacralicé el mundo…entendí poemas en francés, en inglés, supe de geografías, de biografías -de Mahoma tenía, por lo menos cinco-. Le gustaba leer en voz alta, no levantaba los ojos, recitaba con delectación su obra, o poemas de otros, enfatizando los saltos de verso con leves movimientos de la mano.

Sabía escribir en una máquina de cuatro patadas y mucho a la mano y describir y corregir. Con el poema era diferente, se pegaba, al buril con las palabras hasta que consideraba llegar a un punto de no regreso. Entonces los databa, precisando hora de comienzo y de final. Como en una maternidad, poema a poema.

Cuando le conocí ya había escrito textos memorables; su nombre se estudiaba en manuales de escuela. Se había casado y divorciado dos veces, la tercera ocasión la viví en situación y escandalosa repartición de bienes, por poquito se muda a Matanzas. Contaba con cientos de ex amantes, hasta con una bailarina que se suicidó... En la puerta de casa dejaban cartas, girasoles, aviso de pasaje, golosinas...

Estaba marcado para el amor, a palos marcado.

Le asustaba la inocencia y me educó el gusto, el paso, el trazo, la mordacidad e ironía que deben agitarse con bondad. El tono de su voz era refinado y pleno de nobleza. Estaba marcado como un ahorcado delante de un café, por la fe y la creencia.

Conoció el infierno de recorrer pasillos de hospitales, donde vimos niños desfigurados, seres que parecían mutantes con tintas rojas que delimitaban las radiaciones; conocimos tardes en que el suero entraba lento y devolvía el poema, el escupitajo del toro, mientras caía su pelo, en un reguero interminable de pérdidas por la casa.

Conoció la tristeza de saber que se iba y teníamos cajones aún por abrir, textos mecanografiados; el tórculo que entendió que debía darnos una alegría, daba pruebas de equilibrio, las ediciones Vigía tendrían el apoyo de esta imprenta; estaba claro que publicaríamos a media Cuba…y éramos una “pareja de libros”- “el maestro y margarita” de Bulgakov se paseaban por San Lázaro camino al Almejeiras…-decía con ironía-.

La maqueta del museo de pequeño formato, la fundación en Guayos, reposaba bajo la lámpara Art Nouveau, que otra vez, se había desarmado, y que repararíamos después de la mudanza, el viaje a Nicaragua, quizás vivir lejos, lejos… vivir.

Nos habían abandonado, nadie quería verlo morir. Dios, que solos estuvimos con la muerte.

Fayad decidió hacer prueba de hombría e ir perdonando antiguas batallas líricas, afectivas, romper las destempladas lanzas de ex funcionario y perdonarse con humildad.

Le quedaba irremediablemente una falta, esta criatura.



En la foto arriba, Margarita con Fayad

*****Mis vivencias con El Moro están recogidas en la novela Amarar, que si dios salva, se publicara un día.


 
Tomado de la página amiga de Efory Atocha http://www.eforyatocha.com/

jueves, 29 de octubre de 2009

Poemas a un angel.

pasa tus alas por mi cara en la noche eterna
para saber, que aún sin tocarme, estas cerca.




Descuella tu estilizada figura
sobre la faena que me aguarda
la memoria no logra retener
los muchos nombres

Todo lo construido es ajeno en el tiempo
cuanto poner y quitar la tienda
cuanto vagar en el desierto
sin un atisbo de señal
para el regreso

En la arena cada pisada me hunde
y cuesta andar a tramos
agobiado por el sol
de un verano anquilosado
denso y pesado como
miel de purga

Asesto golpes de timón a la nave
pero es falso rumbo
espejismo
solo brillo de acero
resplandor inacabado

tus alas plegadas ante mí
atenúan el destello
amortizan
duermen
ocultan el rumbo
más dejan vivir la historia

Un poco de aquí, un poco de allá
la compañía incorpora
sus propios cuentos
de amores y serpientes

Gente de un mundo desconocido
de penetrante hazaña en la nieve
para medir los pasos
de todos entre tanto calor
y soñando,

¿Estaremos delirando?

Subo casi
camaleonicamente
por tu cintura en descubierto
bañada de sudor frió, salado
pegajoso
me aferró a los olores de una vida
que no cesa
caigo y me levanto
juego a estar en la frontera del vació

Caigo al fin hasta tus brazos que me esperan
lucido tal vez
inconsciente
en una jornada de amores que no acaba.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Cuando no tenga.

Cuando no tenga más aliado el poeta, que la sombra
deshecha, de una tarde cualquiera
enfundado en su atuendo de guardabosque
podrá la brisa enternecer su estrofa
pero su verbo radiante encenderá la vida.

SOLEDADES ETERNAS....

Esta soledad me conmueve,
esta soledad me apena,
quizas nunca la desee
pero me llega...

No sirve para crecer mas,
sirve para dejar en el aire...
la pena...

¿Este sera el final?

martes, 27 de octubre de 2009

Ángel Collado Ruiz: "A Fayad Jamís"

Edición especial dedicada al poeta Fayad Jamís Bernal (Ojocaliente, Estado de Zacatecas, México, 28 de octubre de 1930- La Habana, 12 de Noviembre de 1988)



A Fayad Jamís. El Maestro. Amigo de sus amigos, a su memoria y a su vida.

Por Ángel Collado Ruiz



Te conocí una tarde entre libros de segunda mano. Un viejo libro esperaba por mí, como esperan los niños, que alguien los devuelva a su casa cuando andan perdidos. Estabas allí, gastado en tus hojas de papel reciclado, en tu portada blanco y negro. Estabas en él titulo y en el nombre. ¡Tú nombre!


Así me pasó con muchos que conocí en aquellas tardes del Vedado, entre los ir y venir de pintores, escultores, poetas, escritores, ¿acaso ser poeta no es ser escritor?, Poesía es pasar sin ser visto en las alas de un viento que nos transporta sin asombro, ni vestigio de idea, eternamente.

Antes cuando alguien nos presentó cortésmente, un segundo tardó tu mano en alejarse, a medias, sin saber quien eras, como suele suceder, tal vez mas preocupado por decir mi nombre, que por recordar el ajeno, y este turco, qué hace, pregunté. Luego supe que no eras turco, eras mexicano. -

Lejos estaba México de mis pensamientos habituales. Es poeta y es mi amigo.

La tarde cae despacio, él frió habitual de Zacatecas me hace ir por un café.

Llevo conmigo el trofeo, lo sabes, eres en lo inexplicable, una compañía.

Otra vez el viejo amigo de mi amigo se atraviesa en mi camino.

Ante un café, solitario leo, devoro uno a uno los versos, cierro los ojos trato de imaginarte, el tiempo ha sido tanto. Cada poema, me trae una imagen de Cuba, como si leyera un libro de viejas cartas y recuerdos de los tiempos mejores. Los que pudieron salvarnos y no lo lograron. Pero la luz que emana de tus hojas-recuerdo, es como un viaje a través del tiempo.

Donde estarás ahora amigo de mi amigo, aquel que nos presentó un día en el Vedado, en la casa de ustedes. Están muy lejos de mí.

Pero ahora estas cerca, tengo tu presencia en unas hojas de acero que retan al tiempo y tu nombre en blanco y negro, simulando la vida.

Cae la noche y abro la puerta de una casa que rento, en Ojo Caliente. Aún dedico un tiempo a releer algún poema tuyo. Siento al viento que golpea la ventana. Un niño que escribía versos se pasea por mi jardín. Miro afuera, la ciudad duerme apacible.


Ángel Collado Ruiz: Profesor de Dibujo. La Habana, Cuba 3 de agosto 1956. Aspirante a poeta y escritor, vivo en San Luis Potosí, México. Esta por salir mi primer libro de poemas. El mes que viene sale un poema en una antologia en España. Esta en elaboración en San Luis Potosí , una Plaquette editada por la Casa del poeta José Othón con algunos poemas mios. Vinculado a una serie de personajes artisticos de Cuba, por obra de la suerte. Amigo de alguno de ellos. Estudie Modelado Mécanico y Dibujo Técnico en el Instituto Tecnologico Amistad Cubano- Sovietica.

Estudie Pintura en la Academia San Alejandro. Me desempeñé como prof. de Dibujo Técnico en el Instituto Tecnologico de Ciudad Escolar Libertad. Pertenecí a la peña fotografica del casco historico de la Habana Colonial. Comencé a trabajar en el año 1975, en el Ministerio de la Industria Electronica. Como Diseñador Industrial. Actualmente ejerzo como Profesor , Instructor en cuestiones relacionadas con la Calidad Educativa y como Gerente de Ventas. Vivo asilado en México, como turista por un año, desde 1984. Continuo siendo ciudadano cubano.

Foto de FJ., tomada de la Web


Foto de ACR., tomada de su blog.
 
 
Tomado de la página amiga de Efory Atocha: http//www.eforyatocha.com/

lunes, 26 de octubre de 2009

Sigfredo Ariel: "El Fayad que conocí"

Edición especial dedicada al poeta Fayad Jamís Bernal (Ojocaliente, Estado de Zacatecas, México, 28 de octubre de 1930- La Habana, 12 de Noviembre de 1988)




El Fayad que conocí

Por Sigfredo Ariel


 Fayad Jamís había estado para mí envuelto en muchas incógnitas. Su poesía me parecía contradictoria. Eran los tiempos en que el conversacionalismo era para la mayoría de los poetas jóvenes de inicios de los 80, pecado mortal. Yo no comprendía que el mismo autor de Cuerpo del delfín y Los Puentes hubiera escrito 23 y 12 o Con tantos palos que te dio la vida, poema famoso. La joven poesía era entonces tildada de escapista, libresca, hermética y muchísimas cosas más en artículos de periódicos y en oficinas influyentes. Creo que algunos rechazábamos de plano el lenguaje directo o la anécdota narrada en el poema como resistencia a aquellos ataques que a menudo sobrepasaban lo estético y se convertían en políticos.


No sé bien el año en que Fayad vino a residir definitivamente en La Habana. Lo vi unas cuantas veces, de lejos, en el Centro Carpentier o en la sede de El Caimán Barbudo, en la calle Paseo. Jamás pensé en acercármele motu propio. En el 85 lo pusieron de jurado en un concurso de poesía que yo gané. En la premiación me lo presentó Bernardo Marqués Ravelo, hombre muy diestro en acercar a las personas. Hablamos de música, de Billie Holiday, de Charlie Parker y de Charles Trenet. Tuvo la delicadeza de invitarme a su casa para escuchar algunos discos.

Unos días después nos aparecimos en su apartamento de 27 y O, Cira Andrés y yo. Cira llevó de regalo un flan de leche como sólo ella era capaz de hacer, confeccionado amorosa y heroicamente. -

En realidad vivíamos muy cerca de Fayad, lo que nos permitió visitarlo con cierta asiduidad durante una temporada. Recuerdo sus grandes tazones de cerámica mexicana repletos de té negro “de bolsita”, unas copitas de añejo en el atardecer o la alta noche, y algunos discos que me prestó --–el Abbey Road, uno espléndido de Ella Fitzgerald con Elis Larkins–, y un par de novelas. Nosotros soñábamos con hacer una imprenta en la Casa del Joven Creador, él se entusiasmó con la idea, nos mostró muchas de los resultados de sus aventuras como impresor, editor y diseñador, libros mínimos hechos con pocos recursos, en La Habana de los años 60, y más tarde en el distrito federal. Me regaló un ejemplar de Las lluvias, traducido por Lezama, que él había publicado en los tiempos de La tertulia.

Lo visité en otras ocasiones con mi querida amiga Albis Torres hasta que me decidí a aparecerme solo, con cualquier pretexto, para conversar un poco, oírlo más bien. Una vez le llevé en un casete una vieja grabación de Arcaño y sus maravillas, era un danzón que se llama El moro eléctrico, porque sus viejos amigos le decían El Moro. Para mí siempre fue Fayad, y ante él me sentí siempre sobresaltado.

Él estaba, invariablemente haciendo planes. Escribía y publicaba poemas, hacía diseño de telas y se iba al taller de la Plaza de la Catedral a hacer litografías. Había hecho instalar un tórculo para imprimir grabados en metal en la sala de su casa que no sé si tuvo tiempo de usar. Tuvo la gran suerte de encontrar amor y apoyo de todo tipo en la poetisa Margarita García Alonso, a quien le publicó un hermoso libro. Hacían una pareja cálida e inteligente. Eran felices. Fayad hablaba en tono bajo y despacio (speak low, como la canción), y pronunciaba muy bien todas las eses, tal vez por haber estado tanto tiempo en México.

Contaba anécdotas de sus duros tiempos parisinos y de los aún más duros, cuando vivía en un cuartico en la Plaza del Vapor, sin demasiado dramatismo, intercalando anécdotas simpáticas en las que a menudo un amigo no quedaba muy bien parado. En sus conversaciones reveló algunos episodios terribles de los tiempos que luego se llamaron quinquenio gris o decenio negro. No creo que albergaba rencores. Tenía sentido del humor. Reía con deseos, pero sin estridencias.

Una noche en su casa leyó unos poemas (canciones a La Habana, decía él) que le habían publicado en la revista de la Biblioteca Nacional. Ya sé que no son muy buenos, pero tal vez sirvan para la música, dijo. Él estaba muy orgulloso de que un poema suyo se hubiera hecho popular años antes como letra de canción (Cuando miro a tus ojos veo en ellos la Patria, que cantaba Sara González). Esa velada fue lenta y extraña. Fayad estaba triste. No sé si ya le habían advertido que padecía cáncer.

Dejé de visitarlo de pronto. Supe que lo sometían a tratamientos de quimioterapia. A veces, estando en casa de Pepe Rodríguez Feo, quien vivía en su esquina, pensaba ir a visitarlo o al menos llamarlo por teléfono, pero no me atrevía. Una mañana, bajaba yo por la calle de San Francisco, por el parque de los Estudiantes, y allí lo encontré con Margarita. Llevaba una gorra. Nos dimos un abrazo y me reprochó sonriente: Si antes me querías, era por el pelo. Yo prometí ir a verlo, llevarle no sé qué, según la malísima costumbre que tengo de prometer y luego no cumplir. No lo vi más.

Supe de su muerte en la sala de Albis Torres. Carlos Augusto Alfonso llegó del cementerio con la noticia. Nos tomamos una botella de vino barato en su memoria y comimos algo. Luego llegaron Omar Pérez, Víctor Fowler y Bladimir Zamora. A los pocos días Alberto Rodríguez Tosca hizo un programa de radio dedicado a Fayad y me invitó. Me emocioné mucho en el estudio, quizás porque fue el momento en que caí en cuenta de que el poeta se había ido, esta vez de verdad. Por mucho tiempo a muchos nos resultó extraño pasar por la esquina de 27 y O y no pensar “allá arriba está el tipo”.

En el patio del Segundo Cabo, hace unos meses, vi una revista en el exhibidor de la librería. Ahí estaba su cara, medio socarrona, impresa en negro y sepia en gaceta, contemplándonos. Entendí que yo (o mejor dicho, mi escritura) estaba más cerca de su poesía coloquial que la de su juventud, que tanto deslumbraba al tipo que fui a los veinte años. Me hubiera gustado hablar de esto con él. En realidad, me hubiera gustado hablar de muchas otras cosas con Fayad Jamís.


El rostro de Fayad

Como un galán del cine mejicano


su glorioso pelo negro, la sonrisa medrosa

de quien no está seguro

si gusta todavía a las muchachas

alarma primordial

descubro / en la contraportada

de papel gaceta sus ojos continuos

sobre el grupo en que ahora estoy:

cada quien con un vaso

de cartón paliando el retraimiento

abriéndose paso en las espaldas y el púrpura

del cielo de La Habana en su final,

que es el mejor instante

su bruno bigotico de villano y el tono

de la voz como cortado por aspas / luego

en la conclusión de la camisa inmaculada,

el rostro de un Fayad de medio siglo

cuando leía sus poemas para mí

algo recalentados

en la sala siempre ajena

frente a una columna de madera zoomórfica

en las tardes de su apartamento colosal

atestado de música y unos cuantos

camaradas de tiempos vengativos

seguro de que siempre

yo saldría perdedor

si le ofrecía guerra pues mi mujer

de entonces, que era hermosa

y todas las mujeres lo adoraban.


Fayad Jamís nació en Zacatecas, México en 1930 y murió en La Habana en 1988. Desde 1951 expuso con regularidad en Cuba e integró el grupo de "Los Once". En 1954 se trasladó a París, donde, dos años más tarde, efectuó su primera exposición personal patrocinada por el poeta André Breton. Regresó a Cuba en 1959. Poeta, pintor, diseñador, periodista y traductor, fue coeditor de las

Ediciones La Tertulia y director de Ediciones F. J. Fue jefe de la plana cultural de Combate y del suplemento dominical del periódico Hoy. Ejerció como profesor de pintura en la Escuela Nacional de Arte de Cubanacán. Fue miembro del ejecutivo de la Sección de Literatura de la UNEAC y director de la revista Unión. Desempeñó el cargo de consejero cultural en la Embajada de Cuba en México durante once años. En 1962 obtuvo el premio de poesía en el Concurso Casa de las Américas.



Sigfredo Ariel: Santa Clara, 1962. Poeta, narrador, ensayista, dibujante, guionista de radio, cine y televisión, productor musical. Desde hace veinte años trabaja en la radio y la televisión cubanas, escribiendo y dirigiendo programas culturales. Ha publicado artículos, ensayos y entrevistas sobre estos temas en revistas especializadas de varios países. Poemas suyos han sido traducidos al inglés, alemán, ruso, italiano y francés. Aparece en numerosas muestras y antologías de la poesía cubana contemporánea. Ha recibido los premios de poesía El Caimán Barbudo (1985 y 1988), Premio Abril (1990), Premio La Gaceta de Cuba de Poesía (1995), Premio UNEAC de Poesía (1998 y 2005), Premio Nacional de Poesía Nicolás Guillén (2002). Premio Nacional de la Crítica (2002 y 2006), Premio Internacional ULCRA del Audiovisual Latinoamericano (México DF., 1990), Premio al mejor guión inédito en el XVIIII Festival de Cine de La Habana de 1997 y, en ese propio año, la Distinción Por la Cultura Nacional. Recibió en 1999 la Medalla conmemorativa Fundación de la Ciudad de Santa Clara. Los poeamas aquí publicados pertenecen al libro inédito, Objeto Social.OBRA PUBLICADA:Algunos pocos conocidos (Ediciones Unión, 1987): Premio David - UNEAC, 1986.El enorme verano (Editoria Abril, 1995): Premio Pinos Nuevos.El cielo imaginario (Ediciones Vigía, Matanzas, 1996).Las primeras itálicas (Miguel Gómez Editores, Málaga, España, 1997).Hotel Central (Ediciones Unión, 1998): Premio UNEAC, Julián del Casal, 1997.Los peces y La vida tropical (Editorial Letras Cubanas, 2000).Manos de obra (Editorial Letras Cubanas, 2002): Premio Nacional de Poesía Nicolás Guillén, 2002.Born in Santa Clara (Ediciones Unión, 2006 y 2007): Premio UNEAC de Poesía “Julián del Casal “ 2005, y Premio Nacional de la Crítica 2006.Cielo imaginario (2008).Reside en La Habana.


Foto de FJ tomada de la Web.

Foto de SA: DR.

Tomado de la página amiga de Efory Atocha http://www.eforyatocha.com/

RECUERDOS

Recuerdo los juegos infantiles, mi infancia,

la adolescencia y mis amigos

los aromas, las madreselvas,

aún perdura en mi alma esa fragancia.



Los chicos de mi barrio….la escondida,la mancha,

el rango y mida, el vigilante y ladrón,

….hacernos la rata en el colegio

para ir a la laguna mas honda, mas ancha.



Todos mis amigos disfrutan la viña del Señor,

yo aqui esperando que me llame para encontrarme

con mi amada, con ella seguiremos

nuestro juego terrenal y mi vuelo será el mejor.



Siempre me sentí afortunado

mis padres y mis hermanos

siempre los tuve y los tengo

en mi corazón muy bien guardados.



La mesa de los domingos

...dia de descanso laboral

el arroz con pollo

infaltables asados,

puchero de gallina,

ravioles o fideos por la “vieja” amasados.



Mesas humildes en

desayuno,almuerzo, a la tarde

café con leche , pan y manteca,

estan guardados en mi memoria

cena guisos, asado a la parrilla

siempre abundante, felices momentos de mi historia.



Que tiempos aquellos,

soy el tercero de mis ocho hermanos

en mi niñes y adolescencia

he vivido con ellos dias muy bellos.



Cinco de ellos ya estan en su casa celestial,

quedan aún aqui dos hermanas

en este espacio terrenal,

oro por ellas todas las mañanas.



Mi madre y mi padre nos criaron

con el rigor de aquellos tiempos,

educación esmerada, respeto y bondad,

sabiduría heredada de la vieja España

prolijos en el decir con amor y humildad.



Es el momento de hablar,

para decir algo bueno es mejor cantar,

como hacen las aves al comenzar sus vuelos

para su alimento buscar.



Cada una con su ángel espiritual.

el humano es un ser racional dominador de todas las especies,

si quieres estar cerca de Dios a ninguna desprecies.



De todas aprenderás algo

si atento las observas cada una en su momento,

en su lugar hará lo que un

Ángel le indica haciendo lo que sabe, VOLAR !!!



No han tenido, ni tienen, tampoco tendrán,

maestros, escuelas, universidades,

de ellos diariamente recibimos

sabiduría ancestral en majestuosas verdades.



Sebastián Alonso Corral-13-07-2009.-

es parte de mi vida, y quiero dedicarla

a todos los que me quieren…

a toda mi hermosa familia, hijas con sus

compañeros de toda la vida, con ellos cada una, ha

logrado que yo tenga a los 90 años nietos y

bisnietos adorables..

viernes, 23 de octubre de 2009

Renacer



Renacer

Transcurría el año 2060. El mundo se dividía en dos partes. El Norte, que comprendía Estados Unidos, Canadá, Europa y parte de Asia. Y el Sur, que abarcaba todo el resto.
En el primer sector se hallaban las grandes ciudades con sus puertos, rascacielos e infinitas redes de autopistas. La gente vivía en casas inteligentes que automáticamente encendían la luz, la calefacción o riegaban las plantas. Los autos eran manejados a control remoto y los camiones de carga se programaban para que conduzcan solos. La forma de comunicarse era mediante teléfonos pulsera que iban abrochados en las muñecas. No existía el dinero. Todo se pagaba con tarjeta.
En cambio el segundo sector era la cara opuesta. Allí el suelo estaba tan explotado por las empresas del norte que ya había lugares donde no crecía mas nada. Los ríos se hallaban contaminados. Sus habitantes vivían en pequeñas casillas de lona, cartón y barro. No contaban con escuelas ni hospitales. En los centros urbanos era normal ver como se moría la gente desnutrida en las calles. El límite entre ambos sectores lo marcaba una amplia franja de seguridad.
Un científico viajó de Nueva York a Nigeria. Quería ver como evolucionaban los mas de diez tipos de enfermedades que azotaban a esa región de Africa. Cuando llegó se encontró con que allí no había nada. Solo piedras. Al entrar la noche observó luces en el cielo. De pronto comenzó a llover. Notó que aquello que caía no era agua, sino un líquido espeso que le quemaba el cuerpo. Mas tarde ya se hallaba sin vida.
Luego fueron varios mas pero les ocurrió lo mismo.
Semanas después las autoridades de ese centro, al no tener noticias, enviaron un amplio equipo médico montado en varios aviones que marchaban en fila. Apenas llegaron se produjo una lluvia que derritió a los primeros matando a todos sus tripulantes. Solo se salvaron los que iban en el último. Quienes al estar mas lejos pudieron esquivarla para luego aterrizar.
Al bajar caminaron hacia donde cayeron los restantes. No encontraron mas que hierros retorcidos. Enseguida aparecieron tres hombres vestidos de rojo, calvos y de piel extremadamente blanca. Intentaron establecer dialogo pero no respondían. Agarraron a uno y lo subieron al avión.
Durante el viaje les dijo que integra una comunidad dedicada a recorrer el espacio y brindar ayuda a planetas con problemas, como en este caso la Tierra. También les hizo saber que tienen su propio idioma pero se comunican con los humanos a traves del inglés.
Una vez en el aeropuerto de Nueva York se presentó ante una multitud. Allí explicó sobre la dificil situación por la que atravesaba la Tierra y que la única solución era destruirla para que despues volviera a renacer la vida tal como sucedió hace millones de años. Además comentó que ya empezaron a actuar en la zona Sur para después hacer lo mismo en el Norte. Por último criticó duramente a la humanidad por no cuidar su planeta. Por dejar que llegue a ese lamentable estado sin hacer nada para evitarlo.
Ni bien terminó de pronunciar esa frase juntó sus manos y las llevó hacia la frente. Luego se iluminó de amarillo y desapareció.
A la mañana siguiente toda la gente se levantó atemorizada. Nadie sabía lo que iba a ocurrir ni cuando esos seres iniciarían los ataques.Sin embargo las semanas pasaban y todo seguía igual. Lo que hizo que ese tema lentamente quedara en el olvido.
Las cadenas textiles o alimenticias continuaban mandando robots para talar árboles o cazar animales. Las aguas se seguían contaminando. Incluso había muchos que decían que fué un invento de los medios para vender mas diarios y revistas.
Un día un grupo de empresarios comprobó que aquello era cierto. Que en el Sur ya había enormes porciones de suelo convertidas en piedra y polvo. Esto los llevó a organizar protestas en distintas ciudades. Pedían que los Gobiernos hagan algo para defenderlos. Temían quedarse sin productos para vender. Luego se les sumaron artistas y profesionales argumentando que si desaparece ese sector se acabarían el agua y los alimentos.
Ante estos reclamos las autoridades de los diferentes paises prepararon un amplio operativo en conjunto. Estaban dispuestos a enfrentar a esos seres. Para ello enviaron una innumerable cantidad de barcos, tanques y aviones.
Sin embargo ese objetivo no lo pudieron concretar. En cada sitio donde se hallaban fueron alcanzados por esa lluvia que los derretía. Mandaron varios refuerzos mas pero les sucedió lo mismo.
Días después la televisión dió un informe explicando que ya no quedaba nada por hacer. Que aquellos eran superiores. Lo que hizo que muchos huyeran enloquecidos de las ciudades, otros dispararan contra edificios gubernamentales.
Mas tarde fueron atacadas Londres, Roma y París. A esta altura el ánimo de la gente pasó a la depresión. Los suicidios se multiplicaban, nadie tenía ganas de salir de sus casas.
Una vez que todo el planeta era un manto rocoso estos individuos se sacaron sus máscaras mostrando su piel verde, sus orejas puntiagudas o el tercer ojo que llevaban en la frente. Luego se abrazaron, formaron una ronda y salieron corriendo en una misma dirección. Enseguida el cielo se llenó de luces que pronto se borraron.Siglos despues apareció nuevamente el agua. Mas tarde los animales y vegetales.Por último el hombre.

lunes, 19 de octubre de 2009

AUTORES DE LA CONTRACULTURA CUBANA (ACTUALIZACIÓN)







Pedro Pablo Oliva, 1949


"y que mala Magadalena".

 
 
 
 
 
 
   

Tomado del blog: http://codelamarga.blogspot.com/2009/10/invitacion-autores-de-la-contracultura.html


Estoy bajo el agua y los latidos de mi corazón producen círculos en la superficie.

Milan Kundera

LOS POETAS CUBANOS YA NO SUEÑAN

Los poetas cubanos ya no sueñan
(ni siquiera en la noche).
Van a cerrar la puerta para escribir a solas
cuando cruje, de pronto, la madera;
el viento los empuja al garete;
unas manos los cogen por los hombros,
los voltean,
los ponen frente a frente a otras caras
(hundidas en pantanos, ardiendo en el napalm)
y el mundo encima de sus bocas fluye
y está obligado el ojo a ver, a ver, a ver.

Heberto Padilla

Poema Cruz De Palomas de Fina García Marruz

Para Isabel, que me enseñó la basílica de San Clemente
(Mosaico del ábside, s. XII)

Creíamos que la cruz
era sólo de amargura
y ahora vemos las palomas
poblando sus travesaños.
(Verdad que es en San Clemente y en el siglo de María.)
La cruz echa las raíces
de donde, en círculos magos,
nace la vida; los ciervos
beben el agua brotada
del Dolor; bajo su fronda
los hombres y las mujeres
se afanan en sus oficios,
y por las tablas nocturnas,
blanquísima, las palomas
caminan. Es su jardín.


En libertad


Dónde libertad dejas tu trazo sereno de verde fino
verde de bosque tropical, no verde de olivo asesino
Dónde cantan tus hijos la música de sus entrañas
en que rivera olvidada siembran flores para los muertos
Quién será con su saya de almidón y su guayabera
en una fiesta de un pueblo lejano y desconocido
Quien te mirará a los ojos y reconocerá tu piel y tu olor
como yo lo he reconocido en ti, amor mío
Hasta cuando seremos lamento y llanto en la tertulia
y las miradas se volverán al escuchar nuestro acento
Iremos de luto por la vida en nuestra bulla cotidiana
muriendo por dentro en tierra ajena, agradeciendo
Esta mañana el monte tiene lagrimas blancas y transparentes
la lluvia de mis ojos se ha marchado cuando apareciste
Esta mañana tu resplandor me cegó, por un instante de alegría
tu fulgor de vida, entre mis dedos fue un motivo de creación.

Ángel Collado Ruiz


Marginados

Paz que nos da la escapada
necesita de un regreso:
es paz enferma, por eso
mi paz es paz fabricada:
mi libertad maniobrada
por obsoleto recurso.
Texto del rojo discurso
viaje obstinado, bien triste.
La arenga que nos insiste
es bala rota en su curso
Marginados pretendemos
que la paz se vuelva cierta,
la paloma negra y tuerta
por símbolo adoptaremos.
¡Palomas! ¿Por qué queremos
que tenga plumas la paz?
¿Y blancas? No sé ¿Podrás
a lo mejor marginado

darle su vuelo adecuado;
flecha que atraviesa en gastado rumbo cualquier pecho?

http://denisfortun.blogspot.com/
martes, octubre 20
Publicado por Fernandina de Jagua II

INVITACIÓN A AUTORES DE LA CONTRACULTURA CUBANA


...que la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden.


(UNESCO, 1982: Declaración de México)

Invito a todos los comunicadores virtuales que poseen una bitácora a sumarse este 20 de octubre, Día de la cultura cubana, a establecer nuevos valores, una contracultura que exprese la dignidad y los valores esenciales del ser humano, entre ellos la libertad de opinión, y peguen en este espacio -que dejo abierto- o el suyo, poemas, frases, textos de su creación o de otros autores dispersos por la dictadura.

No puede seguir este estado gravísimo, de cubanos en tierra y otros de mar afuera. Los códigos han cambiado, muchos se expresan a la perfección en otras lenguas, han aprendido del mundo lo bueno, lo malo de crecer lejos de los suyos; otros quedan en el encierro de bibliotecas limitadas, bajo el paternalismo de quien brinda un pedazo de pan, bajo la oficialidad. Los hay, hasta el ministro de la Habana que censura, chantajea, extorsiona a creadores.

Muchos conspiran contra si, en lo políticamente correcto según el campo donde se sitúan, muchos pagan caro la osadía del decir, o del no decir - pues hoy que nazca ese deseo y cobre forma.

Los textos conformaran la primera antología virtual de la contracultura cubana, en protesta por la falta de libertades en la isla.

A ustedes poetas, la capacidad de cambiar ese proyecto inacabado, en que somos autores.

Aquí dejo algunos:

Un poeta muerto bajo un puente, por quitar el país…

PAPIRO DEL CONSEJO

A dos poetas di estos consejos:
A uno
que tu poesía sea la flecha que perfora el corazón
del lobo en la mañana
delicada y sugerente como una mujer velada
misteriosa como esas pirámides que le nacieron al mundo
sonora como la flauta del pastor
breve y concisa como la vida
Y al otro
que tu poesía venere a los antepasados
a los dioses de tu pueblo
a los reyes
a los guerreros
Poetas al fin, no siguieron mis consejos.
El primero es el cantor oficial de la corte.
Al otro
Lo mataron

Luis Marimón
Herencia de la soledad.
Ediciones Matanzas, 2005


Un poeta que han castigado por homosexual
y ser profundamente anti injusticia; quiere morir en Madrid.

Un hombre esta partiendo

Un hombre esta partiendo
Un hombre siempre esta partiendo, alegándose de la orilla
como un naufrago que va y viene en su balsa,
bajo el quitasol que ha fabricado en su afán por sobrevivir
En un mar que por dentro y fuera le devora.
Un hombre esta partiendo,
recogiendo constantemente sus aperos,
la diminuta poesía que forma su vida,
la gravedad del misterio que le lleva hacia la lejanía del que mira
marchar la orilla, fuer ay de toda vuelta de olas.
Las aguas que ascienden, boca que traga su figura y sombra,
hacen de un hombre arena que asoma y se hunde.
El y la orilla nunca se encuentran: un hombre que siempre parte
y una orilla que al parecer se detiene cuando en realidad se aleja
fantasmagóricamente, como una gran fragata requerida por un aviso monárquico;
El hombre, aunque amando mas el deseo de vivir que la misma vida,
reconoce que las verjas por donde puede comenzar su nuevo mundo,
la isla que él mismo mira y que le mira,
será también gota del mar,
un irretenible fustazo de luz bajo las olas.


David Lago González
Los hilos del Tapiz
Colección Betania de poesía, 1994

Una poeta que vive en la ciudad donde nací

Las batallas que perdí (fragmentos)


La batalla que perdí a las once de la noche frente a la página
que saltaba sin leer. A las cinco de la tarde diciéndote adiós, sabiendo
que es un juego porque adiós seria si no fueras a regresar. Pero volverás,
creo. Adiós fuera si no sospecháramos que Dios dejo de mirarnos por un
tiempo que aun no sabemos si será fatigosamente corto o soportablemente largo.
…Las batallas que perdí me permiten arrastrarme hasta tu piel y sentir
como pones tu mano en mi cabeza porque a nadie que regresa de la guerra,
a nadie que pierde las batallas se le niega el agua, ni el alimento ni el calor de
tu cuerpo en el camastro estrecho, ni tus piernas anudadas a mi cuello,
colocando allí la cinta de las condecoraciones que no recibiré, los vítores que
no habré de oír cuando aparezca sin vestidos, con ojeras tremendas, tambaleante,
a la entrada de la aldea que desde hace mucho tiempo no guerrea ni me necesita.
Ni espera.

Laura Ruiz
El camino sobre las aguas
Manjuari, 2004


Y yo, que estoy cansadísima de la falta de unidad hasta para hacer una antología que muestre nuestra situación.

Oración a Bernard Fokke
“Se te considera un diablo”

Bernard Fokke, has viajado de Batavia a Holanda en noventa días
gracias al diablo y sus poderes mágicos.
Escucha, yo he permanecido toda la vida
gobernada por el viejo de la barba y en silencio
-si había palabra por medio, el barco desaparecía-
ni siquiera canto, menos blasfemo
en la borrasca, sin rumbo de la patria.
Escucha holandés errante, navego mi miedo
cambio de aspecto cuando se me acercan,
ando sin tripulación y desespero,
vuelve loco al capitán de mi isla, mátalo de una vez
que es hora de que regrese a puerto.

Inédito de Maldicionario.
Margarita Garcia Alonso.

Blog @cción por la Libertad en Cuba, 20 de octubre 2009
Día de la “Cultura” cubana

http://codelamarga.blogspot.com/2009/10/invitacion-autores-de-la-contracultura.html

domingo, 18 de octubre de 2009

PARA CARMEN RIVERO


Esa mujer que cual sirena me ha cantado una bella canción, su voz es el refugio de mi nostalgia.

He encontrado un lugar mullido
Donde mi nostalgia se hace añicos
Donde el corazón me bombea sin temor
He encontrado  un lugar llamado “Paraíso”
Lugar cálido, lugar recogido
Donde la distancia se hace pequeña
Donde el pasado ya no mora por mi mente
Donde el tiempo se ha parado para dejarme respirar
Donde el silencio ya no me hace daño
He encontrado un lugar mágico
En el que puedo volar, sin miedo a caer
En el que puedo distraerme y relajarme
En el que una brisa me acaricia sin previo aviso
En el que me manejo sin mapas, sin brújula
Donde las cadenas están sueltas,
Donde las rosas huelen a libertad
Donde el secreto mejor guardado “eres tú”
¿De qué lugar  hablo?  ¿Dónde está esa llave secreta?
Es tu corazón, solo tú posees esta llave, solo tú
Pero me has hecho una copia y puedo abrirlo
Gracias, amiga, me siento tan querida…


SILVIA OCHOA AYENSA

sábado, 17 de octubre de 2009

El nuevo vecino


El nuevo vecino.


Los vecinos de aquel barrio vivían con miedo. Temían a un hombre que se había mudado hace varios meses. A quien casi nunca cruzaban por la calle y la mayoría de las noches lo veían salir con su auto para volver recién al otro día.
Nadie sabía a que se dedicaba.Tampoco conocían su familia porque siempre lo hallaban solo. Muchos decían que integraba una secta o secuestraba niños. Otros lo relacionaban con los robos que se producían cada tanto.Un día un camión se descompuso frente a la puerta de su casa. Su conductor bajó y apenas abrió el capot para intentar arreglarlo apareció aquel individuo. Por miedo a que le hiciera algo suspendió la actividad.Sin embargo este último solo se limitó a ofrecerle agua y preguntarle si necesitaba ayuda.
Estuvieron hablando un largo tiempo y el dueño de aquella casa le dijo que por las noches trabaja en la guardia de un hospital, razón por la que aprovechaba buena parte del día para dormir. También le hizo saber que anteriormente vivía con su hijo en el Centro, pero luego se cansó y decidió mudarse a un sitio mas tranquilo.

viernes, 16 de octubre de 2009

ORO DE MUERTE.

Mátame de cianuro
has que me vista de muerte
mira tus niños muertos
del futuro

Destroza los bosques
deshazte de tus orígenes
mira por ultima vez tus montes

Tu escudo será otro
en pocos años

Un rey sobre una nube de polvo
llena de cadáveres

Mira tus brazos
mira tus dedos
tus anillos de lujo
tus collares de muerte

La brillante vanidad
de tus adornos

Sobre una vida de ruinas
bebiendo muerte
oliendo muerte

Cuando compres oro
mira la suerte
que sobre otros has puesto

En la noche de los presumidos
los zarcillos
son como espinas
que no ocultan la muerte

Y la muerte no distingue
mata lo mismo
a pobres e indignos

La muerte es sabiduría
lección de todos
para vida.

jueves, 15 de octubre de 2009

Niños de la guerra.


Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Néruda.


Y acallar la voz de los que claman
sufriendo en un mar de miseria
que se expande entre los puntos
cardinales

Puedo mirar hacia otro lado y no saber
la mano que pide un pan
es tan fácil no saber

en un entorno de oscuros presagios
vivo
entre lamentos frenéticos o quedo
de un mundo que alucina

decir de soles y de amores tiernos
tan bien puedo
Neruda lo sabe
pero será real mi mundo de miseria
si la escondo

los niños que me miran también sonríen
atrevidos

también esperan un día, tener un mundo.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Ameysebas o Sebastián




Ameysebas o Sebastián, para mi Abuelo, porque es mi abuelo adoptivo, un hombre excepcional con una vitalidad que ya quisieran muchos jóvenes….yo de mayor quiero ser como él, que encanta, emana y recibe cariño por todos sus poros. Ayer le escribí y me respondió esto que sigue y lo comparto aquí porque es pura poesía, cariño y así me lo ha pedido. Además de ser colaborador de este espacio.

Gracias abuelo, te quiero.


Carmen eres como los solcitos de primaveras,
siempre estas en tu ritmo celestial
acariciando con las gotitas de rocio mañaneras
soy tu abuelo adoptado y dices que me quieres
son impecables tus palabras, mágicas, certeras.
Te cuento...estoy muy bien de salud
sigo caminando todos los dias,
para activar mis neuronas
Leo cuentos, relatos, leyendas y sigo escribiendo poesías.
estoy enviandote un cariño enorme
con los brazos estirados hasta las Palmas - Canarias
Sebastián-14-10-2009.-
PD. seria un placer para mi que compartas este mensaje con todo el maravilloso equipo que integras.

martes, 13 de octubre de 2009

Memorial a Pino Ojeda Quevedo de la Asociacion Cañalimon en El Palmar


Memorial Pino Ojeda.6 de agosto de 2008. from Terortelevision-extras on Vimeo.

Muriendo por verte.





Si la paz fuera entregarme
a unos labios sin freno
a un abismal fuego

Si amar fuera mi cura
mi alma estaria ebria

Más de otro mal muero
mal que no acaba al cuerpo

Destino de tanta rabia
un pedazo de cielo
un pesado de tierra

A la orilla de una playa
Imagino y muero

Muero
Muero
Muero

Sin ti muero
cada segundo

Lo puedo gritar
ocultar en mi mundo
pero mis ojos de lluvia
se dan al cielo

Y sus besos de ensueño
que me cubren

Y sus pechos
como cuchillas

Y la música de las entrañas
que desea esta vida
tan gastada

Por una mirada de tu larga
sombra de caimán en celo

De piedra entre dos corrientes

Por un beso de tu verde frente

Estoy muriendo

Muriendo
por verte.

lunes, 12 de octubre de 2009

Morir ajeno.


Con tanta muerte a la espera
en un cadalso sin borde

Tanto morir sin miedo
ante la muerte misma

Sin más morir ajeno
dejando al polvo
una sed que agrieta

el pecho roto
la cara flaca
la barba hasta el piso
los ojos en blanco

un morir sin duelo
sin bandera blanca
un horizonte vacio
sin esperar nada

Así es la vida sepulcro de vivos

Andar en tinieblas.

domingo, 11 de octubre de 2009

Destellos de la memoria prófuga.



No acumulé odios

Solo un desprecio
una ligera sensación
un escozor profundo
que no logro ahuyentar

Un degenerado sentido
de abandono
olvidando los detalles

No saber que color
tenia mi cuarto
cuantos vidrios rotos
cuantas persianas clausuradas

Oír en la noche la libertad
que ofrecía una radio
de onda corta

Otros vieron la oscuridad
de la cárcel
la podredumbre de las gavetas
la silenciosa noche
de la muerte

Destellos de la memoria
prófuga.

sábado, 10 de octubre de 2009


Mirando las cadenas de los cerros
te vi sonriendo
tus ojos rasgados y elásticos
besaron mi alma adormecida
cobijándome bajo tus alas azules y amarillas
entibiando el recinto de mi nido…
Entonces
ya no tuve más miedo al silencio
ya no tuve más angustia por la espera
porque sé que estás conmigo
eternamente anlazado
como se enlazan los ríos a los cerros

A la espera...


A la espera de salir
por el alero de mi sombra
voy existiendo
como saeta voladora
llevando lo funesto
o estelas de estrellas portentosas,
en medio de alaridos de fieras
voy rodando incesantes
los misterios
lejos de almas en cautiverios
que huyen como pájaros errantes
perdiéndose por simas siniestras
clamando puertas de luz
cuando han huído de sus fulgores primigéneos
y piden una chispa de fulgor
a su malograda comprensión
nunca sabrán del azul
que corrió por su sangre
llenándoles de genio...

A la espera de salir
Está otra sombra
una sola
que parece abandonada
no se aleja de su naturaleza
Transpuesta,
encadenada
quizás imaginaria
entre el saber profundo
y cavilaciones que a veces
a conducen por sendas de la nada . . .

A la espera de salir
De esta penumbra que aturde
y a veces ni entiendo
pienso y siento alcanzarla
espero en la puerta
cada vez más solitaria
quizás en el alero de su féretro atraparla
y hacernos uno en luz
uno en poder
y volar hacia la fuente
hacia el sitio incomprensible
de lo que no fue revelado
parición al mundo con las manos vacías
y el gesto contrariado...
así al fin siendo una sola
explicarse lo que habíamos soñado...

viernes, 9 de octubre de 2009

Eros e Psique - Texto de Fernando Pessoa na voz de Maria Bethania

A TI MERCEDES SOSA, MI MAESTRA DE TERNURA EN LA CANCION!





Tu voz estremecía en mi interior mis pensamientos,
siluetas de papel las palabras iban tejiendo en mi corazón un sentimiento,
te ví agitar las manos al viento, y como palomas volando,
 repartías tu dulzura, tu ternura y tus lamentos,
por tu pueblo, que  siempre recodabas en silencio.
 Sólo oyendo tus canciones se calmaban las pasiones
 que con fuerza nos llevaba a pensar que con el tiempo,
quizas el mundo entero las oyera, sin odio, sin maldad,ni desaliento.
Te llevó la muerte al mas allá, pero seguiras conmigo
porque te llevaré en mi corazón por mucho tiempo!

BIOGRAFÍA DE UNA POETISA CANARIA POLIFACÉTICA



MEMORIAL A PINO OJEDA QUEVEDO:

Pino Ojeda Quevedo nace en El Palmar de Teror ( Gran Canaria) en 1916.

Inicia su formación de manera autodidacta en literatura, música y artes plásticas (especialmente pintura y cerámica). La temprana pérdida de su marido en 1939 durante la Guerra Civil española provoca un giro radical en su vida, que se verá orientada indefectiblemente a la creación artística y literaria.

Como pintora inicia una sólida trayectoria, entre la abstracción y el abstraccionismo figurativo, que le lleva a experimentar técnicas variadas a lo largo de su vida, como la encáustica, el óleo-esmalte, el gouache-barniz, las lacas, etc. A partir de la década de 1950 expone con cierta regularidad en diversas salas, tanto en Canarias como fuera de ella. Obras suyas figuran en colecciones privadas de Alemania, Italia, Suecia, Japón y Estados Unidos.

Empieza a dar a conocer su poesía en la revista Mensaje (Tenerife, 1945-46), dirigida por Pedro Pinto de la Rosa, en cuyo sello editorial aparecerá su primer libro, Niebla de sueño (1947). Colaborará también en otras revistas canarias del momento, como Mujeres en la isla y Gánigo.

En 1952 funda la revista Alisio. Hojas de poesía, en la que publicarán poetas españoles de diversas generaciones( Pedro Salinas, Vicente Aleixandre, Carmen Conde, Gerardo Diego, etc.) junto con poetas canarios del momento (Pedro Lezcano, Chona Madera, ventura Doreste, etc.).

En 1953 obtiene el primer accésit del premio ADONAIS por su libro Como fruto del árbol, lo que le permite consolidar su trayectoria literaria fuera de Canarias. Un año después logra quedar finalista en el premio Nadal de novela (Barcelona, 1954) por su trabajo Con el paraíso al fondo. En 1954 obtiene el premio de poesía Tomás Morales con el libro La Piedra sobre el Camino.

A Partir de la década de 1950 su obra comienza a figurar en varias antologías, como Antología de poesía española(1954) de Aguilar, Poesía femenina española viviente(1954), de Carmen Conde, la segunda Antología de Adonais (1962) y la Antología general de Adonais(1969), Panorama poético español(1965) de Luis Lopez Anglada, panorama antológico de poetisas española (siglos XV a XX), de Luzmaría Jiménez Alfaro, etc...

Poemas suyos aparecen traducidos al italiano en Voci femminilli della lirica spagnola del’900(1964), de Maria Romano Colangeli, y al inglés en Contemporary Poetry from the Canary Islands, de Sebastián de la Nuez.

En 1991, obtuvo el Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo por su libro El Salmo del rocío. En 1997 el Gobierno de Canarias recopiló parte de su obra en una Antología Poética. En 2000 es nombrada Hija Adoptiva de la Ciudad de Las Palmas y un año después recibe el Can de Plata del cabildo Insular de Gran Canaria. Murió en Las Palmas de Gran Canaria en 2001.

OBRA POÉTICA COMPLETA

Niebla de sueño, 1947
Como fruto en el árbol, 1954
La piedra sobre la colina, 1964
El alba en la espalda, 1987
El Salmo del Rocío, 1993
Antología poética, 1997
La soledad y el tiempo (inédito)
Caleidoscopio del tedio (inédito)
Los brotes nuevos (inédito)
Cuarenta poemas (inédito)
Sesenta poemas de amor y de fe (inédito)
Trece palabras a Dios (inédito)
Desnuda como el ángel (inédito)
Semana de pasión (inédito)
Elegías (inédito)
Árbol del espacio (inédito)
Lapland (inédito)
Mar de estío (inédito)
Sonetos del amor yacente (inédito)
El derrumbado silencio (inédito)
Pájaros del mismo plumaje (inédito)
Ocho poemas (inédito)
Poema del momento (inédito)


Este es mi sencillo homenaje a una gran MUJER!!!
El hombre de la carpa.

En aquella plaza unos niños jugaban a la pelota. De pronto se les fué a una carpa ubicada a pocos metros. Vieron que se la devolvió un hombre canoso al que le faltaban todos los dientes, tenía una larga barba y vestía unsaco marrón repleto de agujeros. Se asustaron y huyeron.
Una mañana pasó una señora por ese lugar.Se encontró con que este dormía sobre el pasto a pesar del intenso frío que hacía. Tambien vió que sus pies descalzos llenos de ampollas terminaban en largas uñas negras. Sintió asco y caminó hacia la vereda de enfrente.
Al volver de cenar tres abuelos se cruzaron con ese individuo. Quien quemaba unas ramas y apenas los vió les empezó a hablar. Sin embargo estos optaron por no llevarle el apunte y siguieron su trayecto.
Con el correr de los días los vecinos de ese barrio se fueron acostumbrando a la presencia de aquel hombre. Lo hallaban hablando solo, emborrachándose, buscando comida entre la basura. Muchos le llevaban ropas viejas o sobras de alimentos. Pero a nadie le interesaba conversar con él o darle algún trabajo.
Una vez que murió vieron que dentro de su carpa había una importante cantidad de cuadros y láminas. Tambien encontraron fotos en donde, mas joven, aparecía exponiendo esas mismas pinturas en diferentes galerías de arte. Pero mas conmovidos se quedaron cuando hallaron acuarelas secas, pinceles manchados y una hoja con una frase que decía " en el cielo ya no me aceptan. Ahora cobran entrada y solo buscan caras lindas con exelentes trajes ".

miércoles, 7 de octubre de 2009

Hilos y cartas.


En la hoja que miro dormir sobre mi mesa
se recrea la ultima estrofa de una carta
Una larga historia de fracasos que alucina

Cuelga cabeza abajo una araña inteligente
toda la noche teje la araña su tela imperceptible
sus hilos que atrapan las ideas
sus hilos que se vuelven invisibles a otros ojos

Labran la vida como los hilos de la tela
las cartas que nos llegan desde lejos
que vemos como finas telas sobre nuestras vidas
sin saber, sin querer nos atrapan

Finas ataduras en un mundo de arañas

Duerme la hoja y silencioso la observo
desde lejos adivino sus dichos
imagino sus secretos

Le doy vueltas sin abrirla
no conozco quien la envía

Solo leo mi nombre estampado en ella
nadie nunca me escribe
se habrán equivocado

Los rumbos de las cartas sortilegios de dudas
que deambulan sin rumbo por canales timbrados

Cuantas se han perdido
cuantas nunca llegan

Una más

La tela sobre la esquina avanza
un indicio de tiempo y descuido
acaso un respeto considerado a una labor que admiro

Acaso el tiempo
el destino
un aviso
un olvido.