sábado, 10 de octubre de 2009


Mirando las cadenas de los cerros
te vi sonriendo
tus ojos rasgados y elásticos
besaron mi alma adormecida
cobijándome bajo tus alas azules y amarillas
entibiando el recinto de mi nido…
Entonces
ya no tuve más miedo al silencio
ya no tuve más angustia por la espera
porque sé que estás conmigo
eternamente anlazado
como se enlazan los ríos a los cerros

2 comentarios:

angel collado ruiz dijo...

Una página de amor que me transporta lejos, me invita a soñar, me trae ternura.

Un saludo grandote, un abrazo fuerte ,angel

Meulen dijo...

a ti también...
asi es la vida
con toda su belleza...