lunes, 12 de octubre de 2009

Morir ajeno.


Con tanta muerte a la espera
en un cadalso sin borde

Tanto morir sin miedo
ante la muerte misma

Sin más morir ajeno
dejando al polvo
una sed que agrieta

el pecho roto
la cara flaca
la barba hasta el piso
los ojos en blanco

un morir sin duelo
sin bandera blanca
un horizonte vacio
sin esperar nada

Así es la vida sepulcro de vivos

Andar en tinieblas.

4 comentarios:

soadelf dijo...

Hola Ángel.

Triste, pero a la vez hermoso. Me encantan tus poemas, tienen mucho sentimiento, ocultan un mar que en ocasiones se desborda.

Un besazo.

angel collado ruiz dijo...

Soadelf, gracias, estuve entrando a corregir algunas cositas que desentonaban y creo que ya quedo por ahora, deseo que todo vaya bien en tu vida, disfruta esa hermosa juventud que tienes,

Ni yo mismo me entiendo al expresarme en la poesía .
Tengo mundos que me habitan en constante lucha.

un saludo , angel

soadelf dijo...

Hola ÁNGEL.

Te ocurre como a mi, escribo lo que el corazón me dicta y en ocasiones me alucinan esos versos, no puedo creer que salgan de mi, de mi interior. Pero ocurre que todo lo que callamos tiene que salir de alguna forma, necesita su válvula de escape, y en nuestro caso es este medio. No quieras entender lo que escribes, otros lo harán por ti jeje

Un besazo y sigue escribiendo, eres maravilloso.

angel collado ruiz dijo...

Gracias niña linda,