viernes, 25 de septiembre de 2009

Para alguien muy especial




Cuando el amor vacila


Yo sé que detrás de este universo de apariencias,
de las diferencias todas,
la esperanza es preservada.
En las tazas sucias de ayer
donde el café mañanero es servido.
Pero existe una palabra que no soporto oír,
y de ella no me conformo.
Yo creo en todo,
pero yo te quiero ahora.
Yo te amo por tus faltas,
por tu cuerpo marcado,
por tus cicatrices,
por todas tus locuras todas, mi vida.
Yo amo tus manos,
mismo que por causa de ellas
yo no sepa que hacer con las mías.
Amo tu juego triste.
Y tus ropas sucias
es aquí en casa que yo las lavo.
Yo amo tu alegría.
Mismo fuera de si,
yo te amo por tu esencia.
Hasta por lo que podrías haber sido,
si la marea de las circunstancias
no te hubiera bañado
en las aguas de la equivocación.
Yo te amo en las horas infernales
en la vida sin tiempo, cuando,
sola, bordo otra toalla
de fin de semana.
Yo te amo por los niños y futuras arrugas.
Yo te amo por tus ilusiones perdidas
y por tus sueños inútiles.
Amo tu sistema de vida y muerte.
Yo te amo por lo que se repite
y que nunca es igual.
Yo te amo por tus entradas,
salidas y banderas.
Yo te amo desde tus pies
hasta lo que se te escapa.
Yo te amo de alma para alma.
Y más que las palabras,
aunque que sea a través de ellas
que yo me defienda,
cuando digo que te amo
más que el silencio de los momentos difíciles,
cuando el propio amor
vacila.


(anónimo)