martes, 22 de septiembre de 2009

TODO.

Pediste mis manos
té las di
mis ojos cansados de lamentos
fueron tuyos
los labios cubiertos de heridas
no mintieron a tus besos

Mas que eso
pediste y fue otorgado
por amor
por amarte
entregue mi alma toda
los misterios que saben
a herrumbre
viejo barco en un puerto
de mares secos de olvido

Té di mucho más que a otras
los sueños poseídos
sin decir

En la esperanza fui prodigo
si no fue mas, más no tenia
de haber sabido
despojado de egoísmo
mi pequeña vida
si la hubieras pedido.

1 comentario:

soadelf dijo...

Me ha gustado mucho este poema Ángel.
En ocasiones damos todo de sí a otras personas que creemos nuestros amigos, nuestra pareja..Pero sin embargo ese "todo" se vuelve en contra de uno, de tal forma que la otra persona se llega a aburrir, es por eso que hay que dejar un as guardado bajo la manga para usarlo en el momento justo.

Un abrazo